Un total de 1.500 escolares de quince centros educativos de la provincia de Zamora desayunarán “de forma saludable” gracias a la campaña puesta en marcha por la asociación de panaderos de Zamora y la colaboración de Junta de Castilla y León, Diputación de Zamora, Ayuntamiento y Caja Rural de Zamora.

Durante una semana, cada uno de los centros ofrecerá a los escolares y a sus familiares rebanadas de pan con aceite y queso, leche, miel, agua y fruta, como una manera de conformar un desayuno con el que se puede afrontar toda una mañana de trabajo.

El secretario de la asociación de panaderos, Raúl González, destacó la importancia de este tipo de jornadas para enseñar a los más pequeños nociones de nutrición y, al mismo tiempo, dar a conocer los alimentos de calidad de la tierra.

De los quince centros educativos donde se desarrollará esta campaña, seis de ellos se encuentran en la capital: Sancho II, Riomanzanas, Las Viñas, Obispo Nieto, La Candelaria y juan XXIII. El resto son centros ubicados en Alcañices, Almeida, Benavente, Puebla de Sanabria, Tábara, Camarzana de Tera, Palacios de Sanabria y Toro, según explicó el director provincial de Educación, Fernando Prada, durante la presentación de la actividad. Los desayunos se desarrollarán durante una semana en cada colegio y se espera llegar en cada uno de ellos a un centenar de menores.

Por su parte, el diputado provincial Pablo Rubio apuntó que ésta es una buena manera de dar a conocer “los alimentos de Zamora dentro de casa” y añadió que “no hay mejor campaña de iniciación a los Alimentos de Zamora que hacerlo trabajando desde la base, con los niños, y con sus familias”.

La concejala del Ayuntamiento de Zamora, María Eugenia Cabezas, señaló también que la educación  debe incluir también nociones sobre nutrición y salud y estas jornadas contribuirán a ello, ya que los alumnos recibirán información sobre la pirámide nutricional.

Por su parte, el responsable de la Fundación Caja Rural, Cipriano García, resaltó la importancia de este tipo de campañas a la vista de los diferentes estudios que revelan que el 30% de los menores acuden a la escuela sin desayunar y toman bollería industrial durante el recreo.