El próximo domingo, a las diez de la mañana, en la localidad de Ricobayo, como siempre por estas fechas, un nutrido pelotón de ciclistas, en esta ocasión con 196 corredores, participará en un clásico del ciclismo nacional aficionado. Una prueba que tradicionalmente asociaba su nombre al de la empresa eléctrica Iberdrola, y que tras el abandono del patrocinio por parte de la empresa, ha pasado a denominarse 72 Trofeo San José.

Salvo el nombre, ha explicado esta mañana el responsable del club organizador, Manuel Campesino, “todo lo demás seguirá igual”. Tan igual, que los clubes de ciclismo, una vez han sabido que la prueba se celebraba a pesar de la marcha del principal patrocinador, se han lanzado a toda prisa a apuntarse a la carrera quedando muchos equipos fuera. “Saldrán 28 equipos, que es el máximo que por seguridad podemos aceptar, pero hasta ayer por la tarde hemos estado recibiendo peticiones que hemos tenido que rechazar”, aseguraba esta mañana Campesino.

Por lo demás, nada cambia, tampoco el recorrido. Serán unos 160 kilómetros con principio en Ricobayo y llegada en Muelas del Pan. Por el camino, un largo trayecto por las comarcas de provincia de Zamora que tendrá también una meta volante en la capital, en la Avenida Alfonso IX, aproximadamente a las once menos veinte de la mañana.

El director de Comunicación de Caja Rural, Narciso Prieto, ha querido esta mañana dejar claro que una prueba como esta, una de las más antiguas de panorama ciclista nacional, no se podía perder por un patrocinador. “Por un ejercicio de responsabilidad, no podíamos dejar que desapareciese”, ha asegurado.

Un apoyo que la entidad de ahorro compromete para años venideros. “En la medida que podamos hacer aún más grande esta prueba se hará”, ha señalado Prieto.

El diputado de Deportes, José Luis Bermúdez, ha subrayado el “deber moral de las instituciones” de apoyar una prueba como esta y ha asegurado que la Diputación a buen seguro que mantendrá el patrocinio en los próximos años.