Los 789 kilómetros de carreteras del Estado en la provincia estarán atendidos este invierno con 39 máquinas quitanieves, más de 10.000 toneladas de sal y 410.000 litros de salmuera, según el dispositivo de vialidad invernal que el Gobierno de España ha dispuesto para mantener en buen estado de uso las carreteras estatales en Zamora. Así lo anunció el subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco García, quien destacó también el refuerzo de los mecanismos de información a los ciudadanos, a quienes pidió su colaboración, para poner el acento en la prevención ante las circunstancias meteorológicas adversas.

El subdelegado del Gobierno presidió la reunión de la comisión de vialidad invernal 2018-2019, celebrada en el Centro de Conservación de Carreteras ZA-1, en el acceso al Corredor de Roales. Dado que la zona noroeste, limítrofe con Galicia, es la más problemática en invierno, el operativo se coordina además con la Subdelegación del Gobierno en Orense.

A esta reunión, celebrada bajo la dirección y supervisión de la Subdelegación del Gobierno, asistieron también los responsables de la Guardia Civil, Comisaría de Policía, Jefatura Provincial de Tráfico, Protección Civil de la Administración General del Estado, Unidad de Carreteras y empresas concesionarias del mantenimiento y conservación de las vías estatales.

Dispositivo especial

El subdelegado del Gobierno recordó que el ámbito de aplicación de este Protocolo es la provincia de Zamora y que está vigente todo el año, aunque se activa un dispositivo especial en las épocas con mayor riesgo en cuanto a fenómenos meteorológicos adversos y en función de las previsiones.

El dispositivo de este invierno cuenta en Zamora, en cuanto a medios humanos, con unas 200 personas, y un mantenimiento de los medios materiales, que ya fueron aumentados en años anteriores debido, en parte, a que entró en funcionamiento el último tramo de la autovía Ruta de la Plata (A-66) entre Zamora y Benavente.

El número de máquinas quitanieves se queda en 39, de las que 29 llevan extendedor de fundentes y 10 con extendedor de salmuera, quitanieves que en parte son renovadas campaña tras campaña.

Respecto a las plantas de acopio de fundentes (salmuera), seguirán siendo 9, con la misma capacidad de acopio: 410.000 litros.

Las naves y los silos de sal (7 y 39, respectivamente) tendrán una capacidad similar de almacenaje del producto: 10.030 toneladas.

En resumen, los medios materiales están integrados por un total de 39 máquinas quitanieves, algunas renovadas, aportadas por el Ministerio de Fomento y las empresas responsables del mantenimiento de las carreteras; 39 silos de acopio de sal y 7 naves; y la misma cantidad de materiales fundentes, con 10.030 toneladas de sal disponibles y 410.000 litros de salmuera.

Entre los medios materiales se incluyen también 18 estaciones meteorológicas fijas en la provincia y otras 3 móviles.

Garantizar el tráfico

El subdelegado del Gobierno, Ángel Blanco García, destacó que “estas medidas tienen como objetivo minimizar en todo lo posible los efectos que la nieve y el hielo producen sobre las carreteras”. En este sentido, añadió que “de lo que se trata es de mantener nuestras carreteras en las mejores condiciones posibles, incluso en los momentos en los que la nieve, el agua, el hielo, el granizo, la niebla o el viento compliquen la situación”. Explicó que “el plan tiene también como fin que los tramos y periodos con restricciones al tráfico y retenciones sean los menos posible; y ofrecer la oportuna atención de las personas que se encuentren en los vehículos, cuando sea necesario”.

789 kilómetros de vías

El subdelegado del Gobierno resaltó el esfuerzo del Estado en la dotación de recursos materiales y humanos para que las carreteras de la provincia se encuentren en las mejores condiciones en esta campaña, lo que se traduce en el amplio despliegue de máquinas quitanieves y plantas de sal, además de continuar con la renovación -iniciada durante los últimos años- de las unidades más usadas.

De este modo, la red estatal de carreteras (789 kilómetros, de ellos más de 300 de autovías desde la puesta en servicio de la A-66 entre Zamora y Benavente) estará atendida este invierno con los medios materiales habituales y un número de personas similar a otras campañas (unas 200), según el estándar alcanzado en años anteriores tras tener en cuenta esa doble vía de comunicación entre las dos ciudades más importantes de la provincia.

En cuanto a los medios humanos de la provincia, al personal estrictamente imputable al Ministerio de Fomento y a las empresas de conservación, en torno al centenar de personas, se añaden los efectivos propios de la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno, de la Jefatura Provincial de Tráfico, de la Guardia Civil, de la Policía y de la misma Unidad Provincial de Carreteras.

Estacionamientos: 200.000 m2

Por último, en cuanto a los recursos disponibles, el subdelegado del Gobierno explicó que existe un plan detallado con la planificación de 66 zonas de estacionamiento, con 2.585 plazas para camiones y 873 para vehículos ligeros, con especificación de la capacidad de cada uno tanto para vehículos ligeros como para pesados, a lo largo de toda la red de carreteras del Estado en la provincia de Zamora, para el caso que hubiera que proceder al “embolsamiento” preventivo.

En total supone la habilitación de 200.000 metros cuadrados de aparcamiento, que ya fueron incrementados en años anteriores, por la misma razón: la entrada en funcionamiento de la autovía entre Zamora y Benavente (concesión de la A-66).

Además, aunque con dependencia funcional de la Unidad de Carreteras de Valladolid, en la A-6 a su paso por Villalpando están en servicio otros 43.540 metros cuadrados de aparcamiento con capacidad para 590 vehículos pesados.