La alegría ha estallado en Quiruelas de Vidriales donde se han vendido 17 décimos de El Gordo de la Lotería de Navidad que ha recaído en el número 03.347. En concreto, ha sido el bar Río Chico quien ha llevado la suerte a sus vecinos.

Una lluvia de millones que se ha llevado principalmente Ángel Ferreras de 29 años, que compró 15 décimos que compartió entre sus familiares y amigos. El joven que, trabaja en una empresa de electricidad de Benavente, ha hecho que hoy cada familiar y amigo al que entregó uno de los afortunados décimos tenga 400.000 euros más en su cuenta.