De los 2.885 médicos de familia de Atención Primaria convocados a sumarse hoy lunes a la huelga promovida por el sindicato SIMECAL la han secundado 71. Un seguimiento muy reducido, mucho menor que el que se produjo el 1 de agosto, que contó con la participación de 139 profesionales.  

En total han sido 71 los profesionales que, en horario de mañana, han ejercido su derecho a la huelga, lo que implica un 6,21 % de los médicos que tenían que incorporarse en dicho turno a su puesto de trabajo, que asciende a 1.144, teniendo en consideración que 574 profesionales se encontraban prestando servicios mínimos.

En el cálculo del seguimiento se han tenido en cuenta exclusivamente los facultativos que podían ejercer su derecho a la huelga; no se incluyen, por lo tanto, los profesionales de servicios mínimos y tampoco los que se encuentran de vacaciones o permiso.

Los centros de salud en la mañana de hoy han llevado a cabo la actividad asistencial con normalidad, sin que se hayan registrado incidentes significativos en ningún punto de la Comunidad.

La Consejería de Sanidad ha realizado, de nuevo, un llamamiento a la reflexión y la sensatez ante esta convocatoria, “más aun teniendo en cuenta el mínimo seguimiento que ha tenido y recuerda que la reclamación de estabilidad laboral mediante un cambio legislativo no cuenta con el apoyo de ninguno de los sindicatos de la Mesa Sectorial ni de los cinco grupos parlamentarios presentes en las Cortes de Castilla y León”.

La Consejería hace un llamamiento así a la desconvocatoria de la huelga y a la negociación dentro de la Mesa Sectorial de las condiciones del concurso oposición que permitan, “dentro de los límites legales, reconocer los servicios prestados de todos los médicos de familia de Castilla y León respetando los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

A este respecto, Alberto Castro, Delegado de la Junta en Zamora, donde han secundado la huelga 17 médicos en la jornada de hoy, ha pedido también “sensatez” ya que los pacientes solo los más perjudicados, siendo los que sufren las consecuencias de la huelga.