La plataforma que defiende a los vecinos que residen en viviendas de protección oficial y que estos días han recibido cartas de desahucio de la Junta se ha reunido este miércoles con responsables de la administración regional para pedir que la Junta negocie ‘caso por caso’ con todos los afectados por los impagos.
Mena Martins, portavoz esta mañana de la PAH, ha explicado que los afectados quieren que la Junta rebaje las cuotas mensuales y los alquileres para poder seguir haciendo frente a los pagos. “La mayoría de los afectados vive de la renta básica de ciudadanía, no pueden hacer frente a alquileres de 350 ó 400 euros al mes”.
Los afectados reclamarán una reestructuración de la deuda o poder dar sus viviendas en dación en pago y ocupar después la misma en régimen de alquiler social renunciando a su propiedad.
Martins ha reconocido que la mayor parte de los hogares donde ha llegado la carta de aviso de desahucio de la Junta no pagan sus cuotas ni tampoco la comunidad. “Se han visto desbordados, y han pensado que si van a ser desahuciados de sus casas, para qué pagar comunidad”.
La PAH no es capaz de cuantificar los casos afectados por los impagos, aunque sí tiene constancia de que, por ejemplo, en el edificio del Matadero, de 120 vecinos habrán recibido las cartas de aviso de desahucio más de un centenar. “Y en la misma situación hay vecinos de Pinilla, Los Bloques, Candelaria y San José Obrero.