La ola de frío polar que ayer entró por el norte de la península ha golpeado con dureza a la provincia de Zamora. Este jueves, en la capital, los termómetros se han desplomado hasta los cuatro grados bajo cero. Además, una espectacular cencellada ha teñido de blanco la ciudad poniéndoselo en algunos lugares de la capital difícil a conductores y viandantes.

En la provincia el frío también ha estado presente. Esta vez, las mínimas no se han registrado en Sanabria. Fresno de Sayago, con -6,1 ha dado la quinta temperatura más baja del país, seguida de Benavente con seis grados bajo cero.

Las previsiones no son precisamente halagüeñas para los próximos días. En Sanabria los termómetros caerán hasta los once grados bajo cero en las próximas noches en una comarca que tiene por delante varias jornadas en alerta amarilla.