El entrenador naranja, Ángel Fernández, ha atendido a los medios antes de recibir a las riojanas del Campus Promete para comentar el rival y lo sucedido ante Araski la semana pasada. Sobre ello, Fernández ha pedido disculpas «a la directiva, a la afición y a los medios de comunicación» por el partido de la semana pasada, en el que las zamoranas perdían en Vitoria por 69-59 ante Araski. «Un equipo puede estar mal, puede estar luchando por el descenso, pero nunca puede salir con esa actitud y entonces nos sentimos muy responsables»

Del rival de esta semana, Campus Promete de La Rioja, ha comentado que «tienen 7 u 8 jugadoras de gran nivel» y que es un equipo que si gana aquí «se puede meter en la lucha por el play off cuando hace mes y medio estaba luchando por la salvación». Una lucha en la que está el Zamarat junto a varios equipos, rivales cuyos resultados «no importan, a no ser que ganemos», apunta Fernández.

Maria Jespersen, por su parte, ha comentado que «lo primero es que tenemos que creer, sino no tiene sentido jugar» y que el Campus Promete «está jugando muy bien últimamente y tenemos que respetarlo», aunque confía en que sus compañeras salgan al partido «con muchísima energía e intensidad».