Una defensa dura, rocosa, “que reparta…como panes”, así de tajante ha sido este jueves el técnico naranja, Ángel Hernández, a la hora de valorar las posibilidades del equipo de conservar su plaza en Liga Femenina.

El equipo debe elevar al máximo su intensidad defensiva para paliar las carencias anotadoras de un equipo que no anda sobrado de puntos.

Otro factor vital será el pabellón Ángel Nieto para el futuro de Zamarat. “En casa no podemos perder partidos, por eso el próximo partido ante Lugo es para nosotros una final”, ha señalado Fernández.

El técnico ha mostrado igualmente su satisfacción por los fichajes de Aisha y Brkic, que vienen a completar la rotación de un equipo que está ahora mucho más compensado.

Respecto a Lugo, Hernández considera que la victoria solo puede llegar si se frena su juego interior y se logra interceptar sus líneas de pase. Además, de la presión en defensa, las jugadoras naranjas deben “jugar a correr”, con transiciones rápidas que impidan a las gallegas ajustar su defensa.