El secretario provincial de los socialistas zamoranos, Antidio Fagúndez, ha explicado esta tarde que tras su decisión de no ser concejal del Ayuntamiento de Zamora en la próxima legislatura no están las críticas internas recibidas dentro del partido y sí los “malos resultados” electorales obtenidos por su candidatura en las pasadas municipales.

Fagúndez ha asegurado este martes que seguirá trabajando para que el PSOE obtenga los mayores éxitos posibles desde la secretaria general del partido, dado que su decisión de no seguir como concejal se fundamenta solo en los malos resultados obtenidos en la capital. En la provincia, ha recordado, el PSOE “ganó al PP” y fueron “unos buenos resultados”, algo que de alguna forma legitima su continuidad en el cargo orgánico para el que fue elegido hace dos años.

Aun así, ha reconocido que la decisión de no seguir como concejal, después de casi dos décadas en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Zamora, ha sido “difícil” y ha necesitado de “unos días de reflexión”.

Con respecto a las críticas internas surgidas en el seno del partido, sobre todo en referencia a su posible candidatura a la presidencia de la Diputación, Fagúndez ha dicho que “no han influido” en su decisión  de no seguir y las ha considerado como “anecdóticas” en un partido que está “cohesionado al 99%”.

Su renuncia a ser concejal, ha subrayado el secretario general de los socialistas zamoranos, no le aparta de la negociación que su partido mantiene estos días con la gestora que dirige Ciudadanos en la provincia para intentar alcanzar algún tipo de acuerdo en la Diputación Provincial. En este sentido, Fagúndez ha insistido en que tiene “esperanzas” de que estas negociaciones lleguen a buen puerto y que Ciudadanos apoye un gobierno de cambio en la institución provincial.