Había salido de la cárcel de Topas para asistir al juicio celebrado la semana pasada

El hombre acusado de haber violado a una joven en un portal de la calle Benavente de la capital zamorana hace dos años ha aparecido muerto en su celda de la cárcel de Topas (Salamanca).

Según distintas fuentes, su cadáver fue localizado durante el recuento de presos que se hace todas las mañanas.

El hombre, de 34 años, permanecía encarcelado desde que fue detenido al día siguiente de denunciarse la agresión sexual sufrida por la joven, a la que amenazó con un cuchillo para obligarla a entrar en un portal donde se consumó la violación.

La semana pasada había salido de la prisión para asistir al juicio celebrado en la Audiencia Provincial en el que se le pidieron 29 años de prisión por los delitos de violación y robo del teléfono móvil de la víctima, además, de otro intento de violación anterior.