Poco después de las cinco de la tarde un autobús volcó en la calle Almena, que enlaza Trascastillo con el puente de Los Poetas, y fue necesario activar todos los servicios de emergencia para atender a las víctimas, algunas de las cuales quedaron atrapadas en el vehículo que quedó atravesado en la calzada y obligó a cortar el tráfico de acceso al puente, lo que se dejó notar en la circulación del resto de la ciudad.

Afortunadamente, estas líneas sólo reflejan el simulacro de accidente de tráfico y asistencia a las víctimas que se vivió este sábado por la tarde en Zamora, dentro de las actividades del Congreso de Enfermería de Emergencias.

El simulacro recorrió todas las etapas y acciones de un accidente de este tipo, desde el aviso inicial al servicio de emergencias 112 de Castilla y León hasta la presencia de los agentes judiciales para llevar a cabo el levantamiento de los cadáveres.

En el medio, una actividad frenética de los diferentes cuerpos de emergencia: bomberos, personal sanitario, policía local y Cruz Roja, entre otros.

Una vez que la Policía Local aseguró la zona del accidente, intervinieron también los bomberos para garantizar la seguridad dentro del vehículo y facilitar el acceso de los servicios sanitarios.

La gravedad del accidente obligó a montar un hospital de campaña donde se realizó el triaje para determinar la urgencia de la atención y se dio cobertura sanitaria en primera instancia a los supuestos heridos, que fueron derivados después al hospital Virgen de la Concha o al complejo asistencial de Salamanca, en función de su gravedad.

Los bomberos tuvieron que excarcelar a algunas de las víctimas que habían quedado atrapadas en el interior.

Finalmente, compareció la autoridad judicial para autorizar el levantamiento de los cadáveres.

El simulacro fue seguido por cientos de personas que se dieron cita en Trascastillo para seguir las operaciones.