El periodista Braulio Llamero ha dejado de pertenecer a Podemos, formación política de la que llegó a ser secretario general hasta hace dos años.  A partir de hoy, ha explicado a través de sus redes sociales, deja incluso de pertenecer al partido.  “En su rumbo actual, ha perdido todas las razones que me atrajeron en su día y que hicieron que, por primera vez, me integrase en un partido”, ha señalado.

Llamero se marcha de Podemos, pero no sin antes cargar con dureza contra la dirección regional y nacional del partido. “Nunca he sido partidario de la unidad con IU, no creo en planteamientos de vieja izquierda trasnochada, ni comparto un ápice de las tesis territoriales del partido. Creí en éste cuando se presentaba como mera herramienta que aspiraba a profundos y sensatos cambios, apelando al apoyo de la inmensa mayoría. Nunca he creído en partidos rígidos, capaces de hablar solo a convencidos y que ven a la inmensa mayoría como una masa de ignorantes a la que ha de iluminar una minúscula vanguardia en posesión de todas las certezas”, ha señalado.

“Tengo las mismas convicciones que en 2014, pero Podemos se ha transformado en un partido diferente, exclusivamente urbano, sin raíces ni ramas propias en la mayor parte de los territorios, homologable ideológicamente a IU y que carece de mensaje alguno para nuestra tierra y nuestras gentes. Todo eso me deprime, como me deprime que ahora no haya otra aspiración que entrar en el Gobierno, como socio menor de un PSOE que hemos resucitado con nuestras torpezas. Creo que el enorme hueco que detectó Podemos en 2014 sigue ahí y que continúa siendo imprescindible una herramienta de transformación como la planteada en un principio. Pero entiendo que hemos fracasado y que habrá que intentarlo de nuevo, si se hace, desde cero. Quizá planteándolo esta vez de abajo arriba, con calma y sin dejar de tocar tierra” ha explicado en sus redes sociales el periodista.

En su comunicado, Llamero admite formar parte del “fracaso” actual de Podemos, dadas las responsabilidades orgánicas que tuvo en su momento.