El Gobierno de España encomendó el pasado mes de diciembre a la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias (SEIASA) cinco nuevas actuaciones de modernización de regadíos en Castilla y León: Canal Alto de Villares, Presa de la Tierra y Canal de Velilla, los tres en León, y de Pisuerga (sector G, fase 2), en Palencia, y Canal de San José (sector I), en Zamora.

Estas cinco obras cuentan con un presupuesto de 48,5 millones de euros que es el 66% del presupuesto total de las diez modernizaciones que SEIASA va a ejecutar con cargo a esta tercera adenda al Convenio suscrito entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y SEIASA, para la promoción, contratación y explotación por parte de la sociedad, de las obras de modernización y consolidación de regadíos contempladas en la planificación del Ministerio.

Por este motivo, para explicar los siguientes pasos a dar, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, y el presidente de SEIASA, Alejandro Alonso, han convocado esta mañana a representantes de Ferduero, la asociación que aglutina a las comunidades de regantes de esta cuenca hidrográfica, del ITACyL y de las cinco zonas regables que se van a modernizar. SEIASA es una empresa instrumental del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Tiene como razón de ser la modernización y consolidación de los regadíos contemplados en el Plan Nacional de Regadíos y declarados de interés general. SEIASA promociona y contrata estas obras de modernización. La delegada ha manifestado que este Gobierno “cree firmemente en la modernización de los regadíos como motor de desarrollo y, por tanto, como elemento esencial para combatir la despoblación, el principal problema que azota a nuestra comunidad”.

Según ha destacado Martín, estas cinco nuevas modernizaciones objeto de la reunión de esta mañana se suman a las siete que ahora mismo están en marcha, en distintas fases de tramitación, en nuestra comunidad autónoma y que estarían concluidas en los próximos dos o tres años, dependiendo de la complejidad de la actuación. Desde que comenzó el presente siglo, el Gobierno ha invertido en la modernización de cien mil hectáreas de regadíos en Castilla y León. Han sido 61 actuaciones para 29 comunidades de regantes diferentes que las que se han beneficiado 40.000 comuneros. La inversión total de estas actuaciones rondan los 600 millones de euros.