La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha estado este viernes en Zamora para participar en una mesa redonda centrada en el análisis de la crisis por la que atraviesa el sistema sanitario provincial, regional y nacional.

Carcedo ha asegurado que la salud es un derecho constituciona y que España tiene un sistema nacional de salud “ejemplar muy querido por la ciudadanía y muy respetado y reconocido internacionalmente”. Estamos viviendo, ha dicho, “un momento complicado, que no es fruto de la casualidad, no lo es haber construido el sistema de salud porque fue fruto de una voluntad política y de la creencia de muchos profesionales sanitarios que querían dignificar su trabajo.  Ahora estamos en momento difícil y crucial que no es producto de la casualidad, sino de medidas políticas que han deteriorado el sistema sanitario público”.

En respuesta a las decisiones políticas tomadas en el pasado contra el sistema nacional de salud, el PSOE, ha recordado la ministrado, ha comenzado a tomar medidas. “La primera medida es la universalidad. Se retiraron en su día más de 900.000 cartillas sanitarias que dificultaron a muchos ciudadanos el acceso a la atención. La segunda medida que se ha tomado es garantizar el acceso a los medicamentos. Sabemos que dos millones de ciudadanos reconocen que no pueden retirar los medicamentos”..

La ministra ha recordado además que “antes se destinaba algo más del 6,5% de la riqueza nacional al sistema público en el 2011 y se ha reducido apenas el 6%. Esto tiene que hacer que el sistema se resienta,  no puede salir gratis. Lo que vivimos ahora es consecuencia de estos recortes”

Carcedo ha anunciado que se van a tomar también medidas para mejorar la financiación autonómica porque la gestión de los servicios sanitarios es competencia de las comunidadea autónomas. Vamos a trabajar con las comunidades para resolver el déficit de profesionales en determinados territorios, sobre todo en zonas rurales, hospitales comarcales…”