Catorce personas han muerto por ahogamiento en los espacios acuáticos de Castilla y León en lo que llevamos de año, dos fallecimientos en el mes de febrero, otro en el mes de abril, siete durante el mes de junio y cuatro en los primeros 15 días del mes de julio, según el balance del Informe Nacional de Ahogamientos que ha hecho público hoy la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (RFESS).

La Comunidad se sitúa a la cabeza de los territorios interiores en número de muertes por ahogamiento. Además, esta cifra supone un aumento significativo respecto a los datos ofrecidos el año pasado de óbitos por ahogamiento, cuando en este mismo periodo había registradas seis víctimas mortales y en el cómputo global del año se alcanzaban los 14 fallecimientos por esta causa.

León con cuatro, Salamanca, Ávila y Burgos con dos en cada provincia; y Palencia, Soria, Valladolid y Zamora, con uno en cada territorio, son los lugares donde se han contabilizado las muertes por ahogamiento.

El perfil de la víctima es un hombre (71%), de nacionalidad española (93%), mayor de 75 años (43%), que ha perdido la vida en un río (36%) y en la totalidad de los casos en zonas sin servicio de atención, vigilancia y socorrismo.

La Federación de Salvamento y Socorrismo de Castilla y León (FECLESS), al igual que las Delegaciones Provinciales, continuarán durante su 25 Aniversario promoviendo actividades de prevención de ahogamientos, jornadas y talleres de sensibilización y primeros auxilios, como medida para evitar accidentes en los espacios acuáticos, dentro del marco de la campaña nacional de prevención de accidentes #StopAhogados, iniciativa de la Federación Española.

En el conjunto del territorio nacional, 179 personas han muerto por ahogamiento en los espacios acuáticos hasta la fecha, dato que indica un incremento del 14% respecto al año precedente.