CCOO Zamora ha mostrado este martes su rechazo al plan de reordenación sanitaria previsto por la Consejería de Sanidad para la comarca de Aliste. Según ha explicado Ana Rosa Arribas, portavoz del sindicato, CCOO está a favor de una reforma “global, atractiva y sostenible” de la Atención Primaria en toda la comunidad. Lo propuesto para Aliste, ha señalado, “ni cuenta con el consenso de los sectores implicados, ni tiene dotación presupuestaria”.

Se trata de una reforma, además, que va a limitar a los ciudadanos de la comarca el acceso a un servicio esencial como es la Sanidad, algo que hasta podría provocar que el asunto termine en el Tribunal de Derechos Humanos en la Unión Europea, ha subrayado Arribas.

“La propuesta de la consejería precisa de una gran modificación de normativa e incremento de la dotación presupuestaria, además de pretender implicar a otras instituciones como único medio de garantizar la sostenibilidad en el tiempo. A pesar de las afirmaciones realizadas por la consejera en otros ámbitos sobre potenciar la salud pública no se encuentra en todo el documento ni una sola línea que haga referencia a la misma, pese a que la salud pública y la epidemiologia están en la base de la verdadera Atención Primaria”, señalan también desde el sindicato.

Por otro lado “no se contempla en ningún momento el incremento de recursos humanos, sino solo su redistribución en función de las circunstancias y su más que probable disminución en el largo plazo según se deduce del contenido del documento Lo mismo sucede con la atención continuada, las guardias. Finalmente, la reordenación «zona a zona», junto a la idea de una organización diferente en función de tratarse de un medio urbano o rural supone un desmantelamiento de un servicio de salud como tal. Dejar fuera del proyecto a las 71 zonas básicas de salud urbanas hace más complicada una verdadera reordenación de los profesionales actualmente existentes” aseguran en CCOO.

En este documento “nos encontramos con una serie de lugares comunes que en realidad no dicen nada nuevo, como son los objetivos que plantea, posiblemente con excepción del que dice pretender organizar, de forma eficiente, la dotación de profesionales. Este objetivo en si mismo lo que encierra es el anuncio de que se renuncia a contratar nuevos profesionales y de que con los que hay, cambiándoles de lugar, pretenden hacer esta reforma La reordenación «zona a zona no parece que sea algo que sirva para solucionar un problema global, sino puntuales. Es decir, en vez de actuar y reformar el Servicio de Salud de Castilla y León se reforman 249 zonas básicas de Salud, pero de manera independiente y en esta suponemos, primera fase únicamente las zonas rurales dejando de lado a las 71 zonas urbanas”.