La Federación de Sanidad y Sectores Socio-Sanitarios de Comisiones Obreras de Zamora ha denunciado hoy la “pésima” gestión del ayuntamiento y de las administraciones públicas implicadas en el conflicto de los supuestos malos tratos a las personas mayores atendidas en la residencia municipal de Montamarta. Unos hechos que no creen que sean aislados por lo que exigen una inspección general en las residencias de la región y que desde la gerencia de Servicios Sociales se pongan en marcha los protocolos que tienen publicados desde hace más de 10 años.

Ana Rosa Arribas, secretaria de la FSS CCOO Zamora ha manifestado su preocupación por los hechos denunciados en la residencia de Montamarta y la situación que están viviendo las trabajadoras que han confirmado el supuesto trato vejatorio que habrían recibido los ancianos.

“Es alarmante que las trabajadoras que han denunciado los hechos estén sufriendo el acoso, el mal clima laboral y acusaciones por parte de otros compañeros simplemente por ejercer la responsabilidad que les corresponde”, ha señalado.

Arribas ha querido también expresar su parecer respecto a que los hechos no se hayan denunciado antes, indicando que si se habían comunicado a la directora del centro que hizo “oídos sordos” por lo que en este tiempo se han ido “guardando pruebas” y existen “anotaciones en los cuadernos” de diferentes “episodios indignos”.

“Hay que entender que dar el paso no es fácil. Hoy están sufriendo persecuciones por haber sacado a la luz eso que debería haberse quedado dentro de la residencia”, ha añadido.

Desde CCOO reprochan la irresponsabilidad de la dirección del centro y del ayuntamiento de Montamarta que deberían haber “vigilado” el trato que se ofrecía en la residencia. Asimismo, señalan que existe una “falta de formación y profesionalidad” en el sector al que se suman los “vergonzosos ratios” y la “mala o escasa atención a los usuarios por parte de trabajadores que no tienen tiempo, trabajan deprisa y con un elevado grado de estrés”. Cuestiones que, dicen, no excusan los hechos pero que si exigen que, desde las administraciones, se actúe con mayores inspecciones.

“Todos los días nos llegan casos pero no quieren denunciarlo porque tienen miedo. Por ello, debe ser la gerencia de Servicios Sociales de la Junta la que haga una inspección general y ponga en marcha los protocolos que tienen publicados desde el año 2008 cuando ya que detectaron indicadores preocupantes de malos trataos en las residencias de ancianos”, han finalizado.