Aunque el Lunes Santo ha dado comienzo con cielos cubiertos y temperaturas suaves, la evolución prevista por la AEMET prevé que se produzcan chubascos dispersos a lo largo de la jornada.

Afortunadamente, al menos por el momento, los pronósticos auguran que para el comienzo de las procesiones los cielos se despejarán descartando la posibilidad de chubascos.