Clara San Damián ha tomado este lunes posesión de su nuevo cargo como delegada de la Junta de Castilla y León en Zamora en una ceremonia multitudinaria a la que han asistido personalidades de la cultura, la empresa y la política de toda la provincia. Alcaldes, diputados, concejales y cargos políticos y sindicales de todas las tendencias han asistido a una toma de posesión en la que San Damián ha tomado la palabra para agradecer el nombramiento y, sobre todo, ofrecer a todos los zamoranos una política de “puertas abiertas” y de “diálogo permanente”.

En su discurso, la nueva delegada ha insistido en el gran conocimiento que tiene de la provincia y ha subrayado su deseo de trabajar para seguir manteniendo los servicios básicos en el medio rural. “Unos servicios públicos que cuiden a los que necesitan atención sanitaria, que eduquen a los zamoranos del futuro, que ayuden a los que necesitan la solidaridad de todos, que permitan emprender al emprendedor, que garanticen la calidad de vida de nuestros mayores, que ayuden a los padres en la crianza de sus hijos, que respalden a los trabajadores, que ayuden a encontrar oportunidades a todas aquellas personas a los que aún no les han llegado y, sobre todo, que den seguridad a todos los ciudadanos”, ha asegurado

“Asumo esta responsabilidad por un lado, para ayudar y para escuchar. Para ayudar a los zamoranos, escuchar sus inquietudes y trasladarlas a Valladolid. Defenderé con aplomo los intereses de esta provincia consciente de que tengo que ser su Voz. Pero también queridos Consejeros, trabajaré con absoluta lealtad y compromiso para hacer realidad en Zamora las decisiones que se toman en Valladolid, defendiendo con absoluta convicción el proyecto político de Alfonso Fernandez Mañueco para esta comunidad y para esta provincia” ha subrayado la nueva delegada.

San Damián ha insistido en la necesidad de dar mayor protagonismo al diálogo. “Creo en la política del diálogo. Del acuerdo y del diálogo cuando éste responde al interés general de los personas. Como dijo el Presidente de la Junta de Castilla y León, en su investidura, el diálogo es uno de los pilares en los que se ha de basar esta legislatura. Y aspiro a que, además de llevarlo a cabo en el terreno político, también lo fomentemos con los funcionarios, con el resto de las instituciones y, sobre todo, con el conjunto de los ciudadanos”.

Respecto al medio rural, la delegada ha asegurado que entre todos “encontraremos las soluciones. Estoy segura de que además podremos encontrar más y mejores oportunidades. Oportunidades para que cada vez haya más y mejor empleo en nuestra provincia, y especialmente para los zamoranos más jóvenes. Oportunidades para aumentar la actividad económica en nuestra tierra, para dar espacio a los emprendedores, para ayudar a las empresas que apuestan por nuestros pueblos y ciudades. Para los autónomos que se esfuerzan cada día para aumentar la calidad de los servicios que nos prestan. Y para los agricultores que dedican su vida a mantener vivo nuestro campo. Oportunidades para las familias zamoranas, para que les sea más fácil tomar la decisión de ser padres y para que la conciliación de la vida personal y familiar no sea un freno a sus expectativas. Oportunidades, en definitiva, para hacer la vida más fácil a la gente y para que cada vez más ciudadanos dejen de ver en la política y en los políticos un problema y nos vean un poco más como una solución».