Un millar de cofrades ataviados con una túnica blanca de corte monacal han acompañado este Viernes de Dolores al Santísimo Cristo del Espíritu Santo en su desfilar por las calles del casco antiguo de la ciudad. Calzados con sandalias franciscanas y alumbrados por un farol, los monjes cofrades partían del templo del Espíritu Santo a las diez y media de la noche.

La Procesión ha partido desde la Iglesia del Santísimo Cristo del Espíritu Santo, continuando por la Calle Espíritu Santo, Avda. de la Frontera, Calle Almaraz, Calle de La Vega, Sillón de la Reina, Cuesta del Mercadillo, Rúa de los Notarios, Plaza de los Ciento, Calle Arcipreste, Plaza Fray Diego de Deza, Plaza de Arias Gonzalo, Travesía del Troncoso, Calle del Troncoso, Plaza de Antonio del Águila y Plaza de la Catedral, donde los hermanos accederán al atrio, se realizará la lectura de la Pasión de Nuestro Señor y a continuación el coro de la hermandad ha interpretado el “Christus Factus Est”.

Tras el acto, la procesión ha proseguido por la Plaza de la Catedral, Rúa de los Notarios, Cuesta del Mercadillo, Sillón de la Reina, Calle de la Vega, Calle Almaraz, Avda. de la Frontera, Ctra. de Almaraz y Plaza del Espíritu Santo, para retornar al templo de salida.