Hay bebidas y bebidas, y no es lo mismo pedir un refresco de cola normal y corriente que llegar a la barra de un bar y pedir un whisky ¡Te vas a diferenciar del resto seguro!. Si te gusta esta bebida tan mítica, seguro que sabes apreciar su olor, el sabor, la calidad de un buen whisky de otro no tan bueno. Las personas a las que les gusta esta bebida suelen ser bastante exquisitas a la hora de tomarlo y, de hecho, es normal que incluso prefieran beberlo en un vaso que en otro. Y es que todo tiene su arte, por supuesto, no es lo mismo beber en un vaso de plástico que en una de copa de balón.

Seguro que al ser verano cuando sales con los amigos a tomar algo, piensas en beber algo fresquito como un tinto de verano, un mojito, una clara con limón bien fría… Pero igual no sabes que hay cócteles fríos y veraniegos que contienen el denominado agua de los dioses, así que si te gusta esta bebida prepárate, porque seguro que te sorprendes al leer las siguientes mezclas:

-¿A qué te suena el Manhattan? En alguna película o serie ambientada en la ciudad de Nueva York has oído como lo pedían seguro. La marca usada para este cóctel es el canadiense Rye, tan solo emplearemos 45 ml y a esta cantidad le añadiremos hielo, 20 ml de Vermouth rojo, un chorrito de Angostura y para decorar una aceituna o una cereza.

-Mint Julep: el whisky protagonista de esta receta es el Bourbon, a los 60 mililitros de esta bebida se le añadirá una cucharadita de agua, otra de azúcar, un puñadito de hojas de menta fresca, con las que también decoraremos, y una copa de hielo picado.
-Lynchburg Lemonade, emplearemos el archiconocido Jack Daniel’s al que incluiremos un poquito de Cointreau, la misma proporción de agua y azúcar, limonada y una rodaja de limón para decorar.

-Irish Buck: para elaborar esta receta cualquier whisky irlandés de calidad te puede servir, emplea 45 ml del mismo y añade un chorro de zumo de lima, 70 ml de Ginger Ale, hielo y adorna con una rodaja de lima.

-Royale: un cóctel realizado con whisky escocés, con 25 ml será suficiente, un chorro de licor de manzana, Ginger Ale y un trocito de manzana si quieres decorar tu bebida.

-Por supuesto, el famosísimo whisky on the rock, también está en esta lista, no podía ser menos, de hecho, es la receta más conocida y que seguro que en muchas películas has oído como sus protagonistas lo pedían. ¿Qué lleva? Muy simple, es la receta más sencilla… ¡Whisky y hielo!

Hay ciertas curiosidades sobre esta bebida que seguro que te sorprenden como, por ejemplo, su bajo contenido calórico, rasgo destacable, ya que todo el mundo sabe que el alcohol se caracteriza precisamente por lo contrario… Pero no te despistes, porque aunque no engorde demasiado tiene una alta graduación, por lo que cuidado, ya que rápidamente puedes acabar del revés.