Braulio Prieto Macías, alcalde de San Pedro de la Nave, que abarca Almendra, Valdeperdices y El Campillo, y Luis Alberto Miguel Alonso, alcalde de Muelas del Pan, han encabezado este 9 de agosto una concentración en la puerta de la Diputación Provincial en la que pedían el arreglo del camino rural que conecta Almendra y Muelas del Pan.

Según Braulio Prieto, la Diputación no arregla el citado camino por ser competencia del Ayuntamiento de Zamora, si bien afirma haberse enterado por los medios de que el camino entre Montamarta y Andavías, también de competencia municipal, ha sido bacheado por la Diputación. Así, asegura que esta reparación se ha llevado a cabo por la pertenencia del alcalde de Andavías al Partido Popular.

De esta forma, el alcalde de San Pedro de la Nave ha pedido a la presidenta de la Diputación que les diga qué delito han cometido y “cuándo se va a acabar esta condena”. Ha subrayado también que en una democracia los pueblos tienen que estar en igualdad de condiciones, para proseguir afirmando que la Diputación –la cual “sobra”-, se gasta parte del remanente anual en amigos.

También ha asegurado que, si bien en los mítines los políticos dicen que hay que ayudar al mundo rural porque se está muriendo, la realidad es que “lo están matando gobernantes así”. Si los ciudadanos no pueden acceder fácilmente a la educación y a la sanidad, para lo que es necesario un camino rural en buen estado, la despoblación seguirá creciendo.

Así, ha declarado que esto es un aviso, pero que si no se aportan soluciones, cortarán carreteras “o lo que haga falta”.

Estado del camino rural asfaltado de Almendra a Muelas del Pan

Por su parte, Luis Alberto Miguel ha afirmado que el problema ha comenzado con la segunda convocatoria de los planes de arreglo de caminos rurales, cuyas bases no cumplían algunos ayuntamientos, que vieron inviable recibir la ayuda. En dichas bases, por ejemplo, ya no se tenían en cuenta los colegios y el servicio de urgencias, cosa que sí pasaba en las anteriores.

El alcalde de Muelas del Pan considera que lo lógico habría sido haber arreglado los caminos de los pueblos que quedaban en la lista de la primera convocatoria, para después comenzar con los de la segunda. Ha pedido, así, que se cambien las bases para que todos los pueblos puedan acceder a las subvenciones.

Ha incidido en que en la actualidad hay caminos rurales destinados a servicios prioritarios en un estado prácticamente intransitable, para continuar pidiendo unas comunicaciones dignas. De esta forma, dice, la despoblación no azotará tan duramente a la provincia zamorana.

Miguel ha comentado que nunca han tenido problemas con el Ayuntamiento de Zamora, pues cuando han pedido autorizaciones se las han concedido. No es así, dice, con la Diputación de Zamora -la que concede las subvenciones-, puesto que ayuda a unos municipios y a otros no. Según sus palabras, nadie de la Diputación le ha llamado para buscar una solución conjunta al problema de este camino rural.