Cáritas Diocesana de Zamora ha presentado hoy su última campaña enfocada a las personas sin hogar bajo el lema “Ponle cara”. Un llamamiento a toda la sociedad para alertar sobre la situación que viven muchas personas cuyas circunstancias, falta de trabajo y recursos, les ha llevado a tener que recurrir a la ayuda que ofrece en la ciudad el centro Madre Bonifacia.

En total, Cáritas atendió el pasado año a 816 personas sin hogar. La mayoría, según explica la directora del centro, María León, por estos tres principales motivos: salida de sus propias viviendas por impago, violencia en el ámbito familiar y extranjeros con solicitud de protección internacional.

816 personas en las que destaca el colectivo de mujeres de mediana edad que, a raíz de la falta de empleo y la escasez de recursos económicos, han perdido su vivienda llegando a una situación “irreversible que provoca una degradación psicológica y física”, ha expresado María León quien ha indicado que es mucho “más difícil ayudar a las mujeres que a los hombres”.

Cáritas ha hecho también un llamamiento a la sociedad para pedir un reconocimiento de la misma hacia estas personas que intentan salir adelante ayudándoles con un trabajo que les ayude a su integración social.

Para visibilizar el problema, Cáritas ha organizado una obra de teatro este jueves 24 de octubre a las 19:00 horas en la Plaza del Maestro Haedo de Zamora.