CSIF critica que “parece que la Junta sólo ha buscado suspender masivamente, puesto que algunas de las preguntas están muy por encima del nivel que se exige para poder presentarse a estas oposiciones, que es el Certificado de Escolaridad”. Si para estas plazas del nivel V, el más bajo y básico, se han hecho preguntas, casi, para titulados de Grados, ¿qué habrá que preguntar para plazas del Grupo Primero?, se pregunta irónicamente CSIF.

Por poner algunos ejemplos, y relacionado con la prevención de riesgos, las preguntas 42 y 43 se refieren a la distancia de colocación de las BIE (Boca de incendio equipada), o al espacio exterior seguro en vías de evacuación, conceptos sobre los que corresponde preguntar a técnicos medios o superiores en Prevención de Riesgos y no a opositores de un nivel básico. “Otras preguntas de conceptos supuestamente básicos sobre igualdad y contra la violencia de género, distan mucho de ser básicas”, lamenta CSIF, que considera que “el contenido de las preguntas planteadas supera la exigencia y el nivel marcado por el temario, publicado en el BOCYL de fecha 23 de enero de 2018”.

“¿No se podía haber hecho un examen acorde al nivel de conocimientos necesarios para el desarrollo del puesto convocado y exigido en la convocatoria, para los más de 18.000 opositores?”, valora CSIF. Recuerda que la preparación de oposiciones requiere un gran esfuerzo y constancia durante un periodo que puede ir de uno a dos años, por lo que “cientos de opositores se han sentido engañados. No podemos olvidar que es una oposición del nivel más bajo de cualificación, grupo V, y que el gran número de solicitudes presentadas para optar a las casi 400 plazas que se ofertan, no es justificación para estirar el concepto ‘básico’ de algunos temas con preguntas de muy alto nivel”. CSIF plantea que sería conveniente consensuar con la administración los temarios y el nivel de preguntar, para evitar situaciones como la que se ha producido con este examen.

Una vez visto y analizado el examen aportado por los afiliados “hemos podido comprobar que la queja está totalmente justificada”, recalca CSIF. En el examen tipo test realizado está la dificultad añadida del cambio de la hoja de respuestas habitual, que se ha venido utilizando en las oposiciones, que ha provocado no pocas confusiones. La posibilidad de corregir una respuesta con este nuevo modelo se ha reducido a una, cuando antes se podía corregir la respuesta dos veces, asegura CSIF.