Desde CSIF, sindicato más representativo en Función Pública en Castilla y León, dicen no entender cómo fue convocada la huelga de médicos interinos en contra de un decreto de estatutarización por un “comité de huelga sin representación alguna”, mismo comité que firmó hasta en dos ocasiones estar de acuerdo con ese decreto cuando estaba en la mesa de negociación – una el 29 de mayo de 2002 y otra en el año 2014 -.

Además, aseguran no entender la “maniobra de ilusionismo” del consejero de Sanidad, sacando de la chistera el truco de “pasamos la patata caliente a los Grupos parlamentarios de las Cortes de Castilla y León”. Tampoco entienden aspectos que dice el consejero de Sanidad y el comité huelguista como que “se van a mirar” en un grupo de trabajo de colectivos para médicos, cuando precisamente se han mirado, estudiado y negociado condiciones para todas las categorías relativas a procesos selectivos -incluido la de los médicos-, en los foros legalmente establecidos y con los interlocutores legales, pendientes solo de aprobar en la Mesa Sectorial.

Afirman también que esta “huelga innecesaria e incomprensible”, seguida por unos pocos a los que se ha engañado, lo único que ha conseguido es perjudicar a la Atención Primaria de Castilla y León, a los pacientes, y sobre todo a todos los trabajadores de Sanidad. Esta huelga solo tenía el interés de conseguir algo para unas pocas personas, que ahora se jactan de un preacuerdo, que en palabras del propio Consejero de Sanidad, se evaluará “caso por caso” la situación de las pocas plazas de médicos funcionarios interinos, lo que, sentencian, demuestra el engaño promovido por un comité de huelga que solo busca su interés personal, dejando tirados a los pocos que les han apoyado. “Ellos mismos reconocen, que no va a haber para todos”.

CSIF se posiciona en contra de la “marginación” que parece proponer el consejero de Sanidad de Castilla y León, con un “preacuerdo” establecido con cuatro personas que no representan a la inmensa mayoría de trabajadores del SACYL y que ni siquiera representan a la inmensa mayoría de la categoría “médicos”.

En CSIF creen que la sanidad no puede ser una lotería y que hay que ser serios y cumplir la legislación vigente, empezando por el consejero de Sanidad, que tiene que dar ejemplo. No se pueden realizar actos de “ilusionismo” con la sanidad. Así, recuerdan al consejero que nadie se puede saltar las normas y las leyes vigentes, que existen unas mesas de negociación de los representantes de los trabajadores elegidos por éstos para representarles frente a la Administración.

Así, el sindicato ha solicitado una reunión urgente al consejero de Sanidad y al gerente regional de Salud de Castilla y León para que aclaren ese “preacuerdo” al que dicen han llegado. Exigen de esta forma seriedad, cumplimiento de acuerdos, transparencia y un abordaje serio de los problemas que existen en esta comunidad de Castilla y León en los lugares habilitados legalmente para ello, no con reuniones ocultas.