Ya se han presentado una veintena de comunicaciones sobre deficiencias de material de protección individual (EPIS) en el trabajo

Así lo advierte la presidenta provincial de CSIF, Rosa Mª Herrero, que dice que “a estas alturas de la emergencia sanitaria por el Covid-19, las administraciones y las empresas esenciales que sigan con actividad, durante este Estado de Alerta, no tienen que tardar ni un segundo en aportar a sus empleados, que suman miles, las medidas de seguridad adecuadas y necesarias”.

“Es la obligación que tenemos en este momento, la de garantizar la salud de todos los trabajadores, tanto sanitarios como en general, en los distintos ámbitos, público y privado”, remarca Herrero. “Hemos presentado comunicaciones de deficiencias y propuestas de mejoras de los medios de protección, ante el contagio del coronavirus, en gerencias y en servicios de prevención de las propias empresas. Lo hemos hechos en la Gerencia de Salud de Área, en la Gerencia de Servicios Sociales, en las residencias asistidas de mayores y de personas con discapacidad psíquica (CAMP), en ayuntamientos como Benavente (también para su Policía Local) y Zamora, o en empresas privadas como Sacyr (limpieza del hospital), en las ambulancias Ambuibérica o el grupo Siro”. Herrero, no obstante, matiza que el Ayuntamiento de Zamora sí ha respondido, y ha modificado un decreto sobre teletrabajo, para mejorar las condiciones laborales.

La presidenta provincia de CSIF señala que, sobre todo, y en general, se han detectado carencias de material de protección personales, como guantes, mascarillas, batas o calzas; que no se está respetando el espacio de los dos metros de distancia entre trabajadores; que no se hacen las desinfecciones adecuadas, como ocurre en los centro residenciales o en transportes sanitarios; que no se están haciendo test sanitarios del Covid-19; o que no se utilizan bien los equipos de protección individual (EPIS), puesto que los trabajadores no saben manejarlos, como se ponen o se quitan. Lógicamente, Rosa Mª Herrero hace hincapié en la falta de medios de protección en el personal de los centros sanitarios y residenciales, “que es donde nos cuidan a los demás”.

CSIF advierte que las comunicaciones son un primer paso, ante de acudir a la Inspección de Trabajo y los juzgados. “Lo que tenemos claro es que no vamos a dejar que los trabajadores zamoranos, sean empleados públicos o de la empresa privada, trabajen sin la seguridad suficiente. Tomaremos las decisiones necesarias: por su salud, la de sus familiares y la de todos. Tenemos que parar la expansión de la epidemia del coronavirus cuanto antes, para evitar más muertes y más daños socioeconómicos”.

“Se están haciendo muchos EPIS caseros en los centros de salud y servicios del hospital, en un intento loable de los profesionales de protegerse, pero no son homologados, por lo que dudamos mucho de la garantía de su eficacia”, lamenta CSIF. “Son escasos los EPIS que llegan, insuficientes. Por ejemplo, los profesionales sanitarios están con mascarillas que tienen que durar hasta tres o cuatro turnos, cuando son de un solo uso; o, incluso, se han comprado buzos de pintores. Se pueden hace muchas cosas con un poco de voluntad, como poner una mampara de seguridad en el mostrador del centro de salud de Benavente.”, añade CSIF.

CSIF de Zamora hace un llamamiento a todos los trabajadores que denuncien las situaciones en las que se encuentran con unas condiciones laborales deficientes, o con unos materiales de protección insuficientes e inadecuados. “Es un deber ciudadano, en esta crisis sanitaria excepcional, en la que nos jugamos nuestra salud y la de todos”, remarca.