David Sala Coll, consejero delegado de Audens Group, al que pertenece la empresa Freigel, ha sido distinguido este año con el premio de empresario del año que entrega la CEOE. La sede del Consejo Consultivo de Castilla y León fue este viernes el escenario en el que Sala Coll recogió el premio, en un acto social que contó con la presencia de numerosos representantes empresariales y políticos.

El presidente de la COE en Zamora, José María Esbec, justificó el galardón entregado  a David Sala por ser la cabeza visible de una empresa “con un gran futuro”, un crecimiento destacado y fuertes inversiones, la última, apuntó de quince millones de euros, lo que permite seguir creando puestos de trabajo e incrementar la plantilla que actualmente es de 250 trabajadores.

David Sala recibió el premio “orgulloso” del reconocimiento por lo que supone desde el punto de vista personal y profesional pero, sobre todo, por lo que implica para los trabajadores porque, dijo, “un empresario es lo que es por su gente”, necesita un equipo que “proyecte”  todo lo que se pone en marcha.

Minutos antes de iniciarse la entrega del premio, el empresario analizó el proceso que se ha seguido con la empresa zamorana  para incorporarla al grupo. Ambas tienen un inicio similar, en el año 1975, dedicadas a la fabricación de comida precocinada, de hecho, añadió “a Freigel la veíamos como una competencia”, una situación que cambió en el año 2010 cuando el grupo la adquirió. Desde entonces se ha orientado la producción en la fábrica de Roales a materias primas generadas dentro de España, fundamentalmente pollo, un producto del que les abastece un matadero situado en la comarca benaventana y que les permite elaborar referencias muy diversificadas.

La de Roales es una de las fábricas que cuenta con las líneas tecnológicamente más modernas de Europa. Es, dijo, uno de los tres “portaviones” que el grupo tiene  el grupo Audens, en referencia las plantas más grandes, dos de ellas situadas en Barcelona.  David Salas señaló que la fábrica de Zamora tiene “un gran futuro” en el que no se descarta abrir nuevos mercados internacionales para algunos de los productos de pollo que se fabrican  en ella, lo que permitiría incrementar la facturación de entre 35 y 40 millones de euros que tiene anualmente.

El acto de entrega del premio como empresario del año contó con la participación del alcalde de Zamora, Francisco Guarido, la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín Pozo, y el subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, además de otros representantes políticas y miembros también del mundo de la empresa.