sdr

El seguimiento de la huelga de los trabajadores de la Junta de Castilla y León apenas ha llegado al 2%. Una cifra escasa, que los sindicatos han achacado a los servicios mínimos “abusivos” impuestos por el Gobierno regional.

Aun así, y con apenas medio centenar de manifestantes a las puertas de la Delegación Territorial de la Junta, los sindicatos han echado de menos un mayor apoyo por parte de los trabajadores. Así lo ha reconocido Francisco Estravis, de la Federación de Servicios Públicos de UGT, que ha asegurado minutos después del comienzo de la concentración que “esperaban más apoyo” de los compañeros para reconocer a continuación que los trabajadores de la Junta “anteponen” la integridad de sus nóminas a la lucha por sus derechos.

Estravis, de todas formas, ha asegurado que seguirán presionando para que la Junta cumple su compromiso de volver a implantar las 35 horas y que tendrá que responder en los Juzgados el incumplimiento del acuerdo firmado. “Vamos a llevar a la Justicia tanto los servicios mínimos abusivos como el incumplimiento por parte de la Junta del compromiso firmado en la enterior legislatura”.

Si la Junta no cede a las presiones de los sindicatos, seguirán las manifestaciones dado que los sindicatos consideran que las promesas de los responsables del Gobierno regional “son papel mojado”.