La piscina climatizada de Los Almendros sigue siendo una fuente inagotable de quebraderos de cabeza para el Ayuntamiento de Zamora. Este martes, el concejal de Deportes, Manuel Alonso, ha desvelado la existencia de informes técnicos en los que se habla de la existencia de “defectos estructurales” existentes desde el inicio de las obras allá por el año 1992 y de la existencia de “grietas” y errores en los cálculos de las vigas que sostienen la cubierta de la piscina de chapoteo.

Ante esta situación, el equipo de gobierno optó en su momento, “por un asunto de simple seguridad de los usuarios” por cerrar la piscina pequeña de Los Almendros para después elaborar un informe técnico adecuado.

Este informe, realizado por un equipo de arquitectos externo, ha desvelad la existencia de problemas graves en la estructura de la piscina y la necesidad de hacer una intervención urgente para subsanar esas deficiencias.

A la vista de ese informe, Alonso ha informado esta mañana de la puesta en marcha de unas obras de consolidación y mejora de los pilares, que deben de empezar a lo largo de este mes y que permitirán el “refuerzo estructural” de las vigas.

Las obras tendrán un coste de 30.000 euros y deberían de estar terminado en un plazo no superior a las tres o cuatro semanas.

Alonso no ha dudado en calificar el proyecto de la piscina, desde sus orígenes y las posteriores obras de mejora realizadas con posterioridad, como una “chapuza”.