Ecologistas en Acción reclama a la Junta la adopción de medidas para evitar “el impacto ambiental de esta actividad ilegal e incompatible con otros usos de la montaña”

Ecologistas en Acción ha denunciado este domingo los daños provocados por quads, motos y 4X4 en zonas de especial protección del Parque Natural Lago de Sanabria y Sierras Segundera y de Porto, especialmente los fines de semana y en la zona del tramo alto del Tera y Vega de Conde.

Dichos vehículos, aseguran, “transitan por áreas de especial protección como las turberas de Vega de Tera y Vega de Conde, donde la biodiversidad endémica y los suelos son muy frágiles. Recordemos que el trasiego de estos vehículos, genera compactación de suelo, una enorme contaminación acústica que se escucha a kilómetros y que supone molestias para numerosas especies de aves y mamíferos”.

Además, subrayan, “estos vehículos pueden generar el atropello de fauna protegida (reptiles, anfibios e insectos) o la destrucción de especies botánicas singulares y exclusivas de estas zonas de alta montaña. Hay que tener en cuenta, además, que este uso del monte es incompatible con el senderismo y puede generar conflictos con la ganadería que utiliza estas montañas durante el periodo estival. Los hechos se han recrudecido teniendo en cuenta que hace unos meses, se arregló una pista entre Padornelo y las cercanías de Puente Porto, lo que facilita el acceso de estos vehículos”.

El Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) debe regular el acceso de vehículos a motor a las áreas de mayor valor, especialmente las Zonas de Reserva y a las Zonas de Uso Limitado de Interés Especial. Por otro lado, como también describe este documento en su artículo 65, “se prohíbe el acceso, circulación y estacionamiento de vehículos a motor, incluidos coches todo terreno, motos todo terreno y quads o similares, por los caminos incluidos en la red de Caminos Tradicionales y por las Sendas de Montaña señalizados como tales”.

Desde Ecologistas en Acción Zamora han reclamado a la Administración “la instalación de barreras en las pistas y caminos más transitados y una mayor vigilancia y control de estas actividades”.