Imagen de archivo

Segundo partido de liga (primero en casa) del ZRC en esta temporada que auguraba ser un partido disputado.

Comenzaron mandando los Carneros sobre el campo, y fruto de ello, cuando tan sólo se llevaban jugados dos minutos, el equipo local se ponía por delante tras conversión de un golpe de castigo a unos 40 m. de palos por parte de Juanillo. No podían empezar mejor las cosas para el conjunto zamorano.

Pero a partir del minuto seis, el mando lo tomaron los burgaleses tras conseguir su primer ensayo (no transformado), dejando el marcador en 3-5 para Aparejadores. Demasiadas imprecisiones por parte de ambas escuadras cuando pretendían jugar a la mano que se convirtieron en continuos parones de juego para efectuar las resultantes melés. El Aparejadores se fue creciendo y cuando dejaron de cometer errores se hicieron con el mando del partido mediada la primera parte en la que una pájara de los zamoranos hacía que el Burgos anotase hasta 4 ensayos entre el minuto 24 y el 35, fruto de la continua posesión del oval y de un dinámico y efectivo juego a la mano. En este último minuto, el resultado arrojaba un claro 29-3 para UBU. Poco que decir, pues hacía justicia al juego que estaban desarrollando unos y otros. El equipo zamorano que tan buena defensa realizó en Ávila, en este primera parte del partido estaba brillando por su ausencia.

Tras la charla en el descanso por parte de Ángel el entrenador local, los Carneros salieron en la segunda parte con algo más de mordiente y en el minuto 10 conseguían su primera y única marca tras jugada de Mario desde el medio de campo que fue sorteando cuantos rivales le salían al paso. Transformaría Juanillo dejando el marcador en un esperanzador 10-29 quedando prácticamente toda la segunda parte por jugar. Parece que las palabras de Ángel Marcos habían dado sus frutos y ahora sí el ZRC disponía de más balones en ataque y volvía a mandar en el partido.

El Zamora Rugby Club intentaba desplegar más juego a la mano pero que no se convertía en puntos debido a la buena defensa del UBU que desbarataba cualquier intento de llegada a la zona de marca por parte de los zamoranos. El Burgos estuvo con dos jugadores menos por sendas amarillas en los diez últimos minutos del partido -aunque el Zamora Rugby Club también estuvo con un integrante menos tras lesión de Melgui al no disponer de más cambios- y el ZRC debió aprovechar esta oportunidad para conseguir más ensayos pero no pudo ser, quedándose el resultado final en un 10-39 para UBU tras un ensayo transformado en las  postrimerías del partido.

En resumen, mala primera parte de los Carneros que les costó cara y les lastró durante todo el partido.

El próximo partido se disputará contra Arroyo RC en Arroyo de la Encomienda este sábado día 27.