E3, Electronic Entertainment Expo, o lo que sería en castellano exposición de electrónica y entretenimiento, es la mayor convención de videojuegos, que se realiza de forma anual en Los Ángeles, y que este año se llevó a cabo del 12 al 14 de junio. Cada año, las mejores empresas de electrónica del mundo tienen la oportunidad de poder hablar sobre los nuevos productos que saldrán a la luz en la próxima temporada. E3 es la mejor ventana para dar a conocer a los fans de la electrónica hacia dónde irá el sector y qué pueden esperar de los nuevos productos. Compañías como Sony, Nintendo, Electronic Arts o Microsoft han sido algunas de las protagonistas de las conferencias que se han realizado en este 2018, unas jornadas donde destacaron aspectos como la libertad y el realismo.

Un año más han vuelto a destacar aspectos como la llegada de la Inteligencia Artificial, el despunte de los juegos en línea y la llegada del streaming a las consolas que serán capaces de transmitir por la nube cualquier material para poder jugar una misma partida desde cualquier dispositivo. Pero además, el 2018 ha sido el año en el que Microsoft ha pisado fuerte y los juegos de PC y los eSport han despuntado, ya que los deportes electrónicos están sumando adeptos gracias a que se están televisando a través de algunos canales por cable o por internet, permitiendo que estén llegando a un público más amplio. E3 ha dado algunas respuestas a lo que parece que seguirán siendo las demandas de los amantes de los videojuegos: la búsqueda de un mayor realismo y libertad de juego.

Fuente: Comunidad XBOX

Por su lado, Microsoft acabó convirtiéndose en el verdadero rey del evento y aprovechó la oportunidad para lanzar sin pausa todas las novedades que tiene preparadas para los amantes de los videojuegos. En la conferencia, que los expertos clasificaron de redonda, se conocieron los trailers de muchos de los juegos que serán próximas novedades, además de anunciar su compromiso con el sector con nuevas inversiones en estudios dedicados al desarrollo de videojuegos. Microsoft también anunció su compromiso con el diseño de una red en la nube con la que se podrán disfrutar de juegos de una calidad muy alta desde varios dispositivos habilitados para internet, incluidos teléfonos o tablets.

Por su lado, Sony se quedó corta en una de las novedades que parece que está pisando fuerte entre las consolas: la posibilidad de poder jugar a un mismo juego en dispositivos de diferentes marcas. Mientras que los usuarios de Microsoft Xbox One y Nintendo pueden compartir juegos como Mincreaft y Fortnite, Sony no para de recibir presiones en las Redes Sociales para que se suba al carro de poder colaborar con otras marcas y ofrecer mayor libertad a sus jugadores.

Sin embargo, Sony dejó a muchos con la boca abierta dando muestras de lo que se puede hacer si se deja libre la imaginación y se apoya la creatividad. La multinacional con sede en Tokio ha unido fuerzas con estudios como Insomniac Games o Naughty Dog para el desarrollo de los nuevos proyectos. En E3 se han podido ver muestras de los nuevos títulos para PlayStation 4 como Spider-Man, Ghost of Tsushima y The Last of Us Parte II, alcanzando un nivel altísimo de calidad para el deleite de sus fans. El realismo de estas propuestas han mostrado que estos juegos juegan en otras ligas y corroboran la tendencia adónde nos dirigimos, que no es otra que alcanzar el mayor realismo posible como está demostrando el auge de la realidad virtual y los cambios en algunos juegos tradicionales, como la introducción del personaje de Alex Hunter en el nuevo FIFA 17, que permitirá seguir la carrera de una joven promesa hasta convertirla en una estrella o la aparición de la ruleta en vivo en los nuevos live casino de las salas online como 888 que han trasladado los casinos reales a las pantallas del ordenador.

La realidad virtual también tuvo su momento de gloria en las conferencias. La compañía Bethesda anunció dos grandes lanzamientos para esta forma de juego con inmersión total: Youngblood, un nuevo título de la saga Wolfstein y su spin-off llamado Cyberpilot, ambos ambientados en una realidad paralela que sucede en 1980 en una París alternativa invadida por los nazis. Sony también ha sorprendido anunciando que el visor PlayStation VR estará disponible el próximo octubre con un valor de 400 euros en Europa y ha prometido que al menos 50 de sus juegos podrán jugarse desde esta plataforma. Por su lado, Microsoft ha mantenido su postura de no acercar la Xbox a la realidad virtual y aumentada, manteniendo su postura señalando al PC como la mejor lugar para usar una VR.

E3 también hizo gala de la libertad con la que los jugadores se mueven entre los diferentes dispositivos, por lo que las compañías de videojuegos deben abrir sus horizontes y no centrarse, únicamente, en producir para consolas. De hecho, gracias a esta diversificación, Nintendo ha podido sostenerse con dignidad tras las diferentes bajadas en las acciones que ha sufrido la compañía, la última, después de su conferencia en el E3. Algunos de ellos han sido la saga de conducción Mario Kart Tour que se ha pasado a los dispositivos móviles y Dragalia Lost el nuevo juego de acción y rol que se juega en el teléfono. Por su lado Microsoft anunció en el E3 la llegada de Gears Pop para móviles que podrá jugarse tanto en Android como en IOS.