Aprovechando el periodo vacacional durante los meses de verano y dentro de los trabajos del Plan Emplea, el Ayuntamiento de Zamora ha llevado a cabo las actuaciones de mantenimiento, mejora y adecuación en colegios públicos de Infantil y Primaria, con el fin de que estuvieran en las condiciones adecuadas para el inicio del curso.

Esto ha supuesto más de 200 intervenciones en los 14 colegios públicos de la ciudad, en materias como albañilería, fontanería, carpintería, cerrajería, pintura y electricidad, siendo en este caso los trabajos más frecuentes la reposición de alicatados, pavimentos y parcheado de revestimientos, etc.

Desde el equipo de la Concejalía de Obras se ha intervenido en los colegios atendiendo las peticiones de los directores de cada uno de los centros, que son los que han formulado las necesidades sobre reparaciones generales y trabajos de mantenimiento puntuales, de acuerdo con las competencias de mantenimiento y conservación que corresponden al Ayuntamiento de Zamora como son la pintura interior y exterior, alicatados, accesibilidad, mantenimiento de puertas y ventanas, limpieza y reparación de canalones, trabajos de fontanería, eliminación de grafitos, cubiertas y goteras o la adecuación de patios.

En concreto, se ha intervenido en los colegios de Alejandro Casona, Gonzalo de Berceo, La Villarina, Jacinto Benavente, La Viña, Obispo Nieto, Riomanzanas, Sancho II, Arias Gonzalo, José Galera, Juan XXIII, La Hispanidad, Miguel de Cervantes, La Candelaria y San José de Calasanz. En algunos de ellos no se ha podido actuar hasta el mes de agosto porque en julio las instalaciones han estado ocupadas con actividades de distinto tipo. Sin embargo, en estos casos la vigencia del Plan de Empleo permite una continuidad en los trabajos si así fuera necesario y a petición de los propios centros. De hecho, en esta ocasión una vez incorporado el profesorado en el mes de septiembre, estos han comunicado algunas deficiencias no contempladas inicialmente, que se han acometido con el curso ya iniciado.

Hay que recordar que además del mantenimiento de las instalaciones que se lleva a cabo habitualmente en periodos vacacionales, el Ayuntamiento asume otros gastos ordinarios como calefacción y electricidad, en lo que se viene considerando como “competencias impropias municipales ya que la responsabilidad en materia de educación corresponden a la Comunidad Autónoma” afirman desde el Consistorio. Esto supone un gasto anual para el Ayuntamiento de Zamora de más 1.700.000 euros “de los cuales, en buena lógica, una parte debería corresponder a la Junta de Castilla y León que la que tiene las competencias educativas”, declara el Equipo de Gobierno.