El Ayuntamiento de Zamora se suma a la campaña de Amnistía Internacional contra la pena de muerte y por este motivo desde ayer está colada en el balcón principal del edificio consistorial una pancarta con el lema «Por un Mundo sin Pena de Muerte», y mañana por la noche se iluminará de amarillo la fachada con motivo del Día de Ciudades por la Vida/Ciudades contra la Pena de Muerte, que se conmemora el 30 de noviembre.

Como en años anteriores el Ayuntamiento respalda la acción de Amnistía Internacional en su lucha contra la pena de muerte en el mundo, conscientes de que su aplicación constituye una violación de los derechos humanos y, en particular, del derecho a la vida y del derecho a no sufrir tortura ni tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes. Cuando Amnistía Internacional comenzó ese trabajo en 1977, sólo 16 países habían abolido totalmente la pena de muerte. Hoy día la cifra asciende a 106, lo que supone más de la mitad de los países del mundo; sin embargo a lo largo del año pasado se produjeron 690 ejecuciones.

-Lazo contra el Sida

También luce desde esta mañana un gran lazo rojo en principal del Ayuntamiento, que el domingo se iluminará de ese mismo color con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida. El lazo rojo es un símbolo de solidaridad con quienes padecen la enfermedad y de concienciación social sobre los problemas del VIH, y quienes lo portan hacen patente su compromiso para informarse, comprometerse y actuar frente a la epidemia.

Cada 1 de diciembre se celebra el Día contra el Sida, con el objetivo de concienciar, educar y mejorar la comprensión del VIH como un problema de salud pública mundial. El lema de este año es  «Las comunidades marcan la diferencia», en reconocimiento del papel fundamental que las distintas comunidades de personas han desempeñado y continúan desempeñando  en la respuesta al sida, tanto a nivel local como nacional e  internacional

La prevención, la detección temprana y el acceso a tratamiento antirretroviral son fundamentales para lograr detener la transmisión del virus. Y para alcanzar ese objetivo, los gobiernos, los proveedores de servicios de salud, los organismos de cooperación, la sociedad civil, las personas viviendo con VIH, las poblaciones clave y otros interesados directos en esta lucha deben trabajar conjuntamente e intensificar la respuesta al VIH.