El Balonmano Zamora afronta este sábado un partido de Copa ante Málaga, un equipo muy reforzado este año y que a buen seguro será un difícil rival al batir para los pistacho. Para Leo Alvarez, este es uno de esos partidos “bonitos de jugar” al que los jugadores del equipo zamoranos se enfrentan “con ganas de hacerlo bien”.

Unos partidos de Copa que como aseguró Guille, uno de los jugadores más queridos en la grada del Angel Nieto, “tienen como premio, en caso de victoria, jugar más adelante con un equipo de categoría superior, que es algo que nos gusta a todos”.

Ganar a Málaga, sin embargo, no será fácil. Según el técnico pistacho, “se han reforzado bastante”, aunque juega a favor de los zamoranos el hecho de que “todavía no está del todo conjuntado”.

El Balonmano Zamora, por su parte, afronta su partido contra Málaga con el objetivo de “mejorar en defensa” y sobre todo, “avanzar en la mejora del juego colectivo como la mejor forma de suplir la ausencia de Octavio sobre la cancha”.