El pabellón Angel Nieto sigue siendo inexpugnable para los rivales del Balonmano Zamora. Una vez más, el equipo de Leo Alvarez volvió a imponerse en casa ante un difícil rival como es Zarautz por 29 a 26 en un partido siempre espectacular y muy entretenido para el público.

Zarautz cumplió con su deber de ponérselo complicado a los pistacho, que tuvieron que entregarse a fondo para poder lograr el triunfo final.

En la primera parte, el Balonmano Zamora comenzó mandando en el electrónico. El conjunto vasco, bregado también en mil batallas, supo reponerse y frenar el ataque rápido de los locales cerrando la defensa y poniendo en apuro el ataque estático de los zamoranos. Al descanso, al final, vascos y zamoranos empataban a 15, lo que reflejaba la igualdad existente en la cancha.

El segundo tiempo el Balonmano Zamora volvió a estrellarse contra la defensa del Zarautz. Sin la posibilidad de usar su contraataque, el equipo de Alvarez lo pasaba realmente mal para no perder comba en el marcador. Zarautz, por el contrario, se manejaba a sus anchas en el ataque posicional y replegaba a sus hombres con gran rapidez negando a los locales la posibilidad de correr en ataque.

Al final, el Balonmano Zamora tiró de casta y apoyado en el público del Angel Nieto que no se cansó de animar supo tomar ventaja en los minutos finales para llevarse el triunfo. Una victoria trabajada, como serán la mayor parte de las que se disputen este año en el pabellón.