El Club Balonmano Zamora volvió un año más a sacar pecho y lucir su espléndida cantera en un pabellón Angel Nieto que se llenó para la ocasión. Medio Millar de jugadores, desde las ‘torres’ del primer equipo hasta los ‘pequeñajos’ de una entidad que presume de su condición de club familiar.

Tarde también para los reconocimientos, en especial, para las chicas del regional que aspiran al ascenso, para la jugadora María Prieto O’Mullony y para el equipo que milita en la División de Plata del balonmano español y que un año más luchará a buen seguro por el ascenso a Asobal.