El Balonmano Zamora retomará este sábado la competición tras el parón navideño. Los pupilos de Leo Alvarez recibirán en el pabellón Angel Nieto a conjunto pontevedrés de Cisne, un duro rival para los pistacho, no en vano van clasificados en la quinta posición de la tabla.

Este jueves el técnico pistacho no ha dudado a la hora de asegurar que será un partido difícil, en el que lo más importante será “ser competitivo” durante todo el partido y no sufrir los bajones de juego que tan caros le han costado al conjunto zamorano en los últimos meses.

Respecto a Cisne, Alvarez ha asegurado que es un conjunto con carencias en el tiro exterior pero que cuenta con un contrataque muy efectivo y un buen juego de proximidad.

La presencia de tres jugadores del conjunto pistacho en sus respectivas selecciones mermara el potencial del equipo zamorano, sobre todo en los extremos.