El Balonmano Zamora Rutas del Vino viaja a tierras donostiarras para enfrentarse al Amenabar Zarautz, equipo con la mitad de puntos que los zamoranos (6) y en puestos de descenso, a los que mira de reojo los de Leo Álvarez. El propio entrenador zamorano ha hecho una valoración de lo que espera del partido del fin de semana: «Es muy complicado ganar contra un equipo que juega como el Zarautz, que siempre digo que es uno de mis favoritos a nivel de juego, tiene fintadores, lanzadores, son muy duros en defensa».

Sobre la moral del equipo, Álvarez hablaba de establecer objetivos a concretos, como «hacernos muy fuertes en casa, intentar competir fuera de casa para rascar algún punto, competir el día a día e intentar ser más regulares en el campo». Él mismo definía estos objetivos como «bastante realistas» y que servirían para «mirar hacia arriba con todas las ganas y siendo conscientes de que no hay diferencias entre los equipos».

Por su parte, Jaime Gallego también valoró a los vascos y los definió como un equipo que «se junta mucho en el centro y va a ser difícil superarles» y dio una clave para el partido: «tenemos que mover bien la bola y jugar hacia fuera».