La quinta edición de Beséame, organizada por Valenciana Shock, llenó de nuevo la plaza de Sagasta de zamoranos y visitantes dispuestos a secundar la invitación de la empresa zamorana, besarse y convertir Zamora en la capital mundial del amor.

La plaza de Sagasta se quedó pequeña para acoger a todos los participantes y fueron muchos los que siguieron Beséame desde la pantalla gigante instalada en la plaza de Zorrilla.

La macrobatucada desembocó en Sagasta y se inició el ritmo y la música, implicando a todos los zamoranos en la fiesta impulsada por la empresa heladera más conocida de la ciudad. A la entrada de la plaza se instaló un puesto de venta de disparadores de confeti con un fin solidario, ya que lo recaudado se destinó a sostener los programas que desarrolla Cruz Roja en Zamora.

En torno a las once de la noche se inició la cuenta atrás para  disfrutar de una lluvia de confeti, cientos de globos cayendo desde lo alto y besos, miles de besos compartidos entre amigos y enamorados, familiares e incluso desconocidos, siguiendo la recomendación del speaker de buscar pareja en los alrededores para cumplir con el rito del beso.

Antes de llegar al beso definitivo y el “minuto de oro” se realizaron varios ensayos, el primero de ellos dedicando el beso a quienes ya no están, un momento especialmente emotivo.

La participación conseguida hace que Beséame se consolide en el programa de Ferias y Fiestas de San Pedro como una propuesta totalmente original y capaz de arrastrar a miles de personas.