Tras tres partido consecutivos sin lograr la victoria, el Balonmano Zamora Rutas del Vino pudo darle la satisfacción a la afición que llenaba el pabellón de celebrar una victoria importantísima, la primera de 2020. Lo mejor del partido fue, a parte de una hinchada que no dejó de animar en ningún momento alentada por Ignasi e Iñaki, el partido que hizo Ramiro Martínez que, con 9 goles, se echó el equipo a la espalda en todo momento.

El partido comenzó con Sarasola y Ramiro poniendo ya a los pistachos por delante. El primer gol de los cántabros lo marcó Abalós, viejo conocido de la hinchada zamorana, que no hizo el mejor partido posible. Según avanzaba la primera parte, los zamoranos iban aumentado su renta, llegando a ser de 3 goles en varias ocasiones. Sin embargo, el BM Torrelavega, alentados por los cerca de 30 aficionados que se desplazaron hasta el Ángel Nieto, no perdió la cara al partido y se fue al descanso con solo un gol de diferencia (13-12).

El segundo tiempo empezó con alternancia en el marcador, hasta que Sarasola y Horcajada pusieron dos goles de ventaja para los zamoranos. A partir del minuto 5 de la segunda mitad, los cántabros se vieron a remolque de los de Leo Álvarez, que iban aumentando la diferencia. El BM Zamora no lograba encadenar más de dos goles seguidos y los cántabros se encontraron en varias ocasiones con un Ignasi sublime. Finalmente, Cangiani hizo el último gol del partido a falta de 2:36 para el final, dejando el marcador en 27-24.