El BM Zamora recibirá este sábado en el pabellón Angel Nieto a partir de las siete y media de la tarde al Trops Málaga, un conjunto con poca experiencia en la categoría pero mucho potencial y grandes jugadores.

El conjunto pistacho buscará recuperar las buenas sensaciones de otros partidos jugados en el pabellón zamorano y olvidar la mala imagen ofrecida la semana pasada en Antequera donde el equipo nunca fue competitivo.

El propio entrenador pistacho, Leo Alvarez, ha asegurado esta tarde que el partido del pasado fin de semana es de esos encuentros que hay que olvidar. “No nos salió nada bien”, así ha resumido un partido en el que nada funcionó y en el que el equipo ni jugó bien desde el punto de vista colectivo y en el que tampoco aportaron demasiado las individualidades.

Respecto al rival, el técnico ha asegurado que el BM Zamora se enfrentará “a un gran equipo” diseñado para lograr importantes objetivos y que todavía peca de un funcionamiento colectivo deficiente. Cuando el Málaga juegue como un verdadero equipo será un rival temible, por el momento, es noveno en la clasificación.

La cercanía del partido de Copa, que el BM Zamora jugará el próximo martes por ahora no preocupa en el club pistacho. Aunque la competición del KO siempre es una experiencia bonita y los partidos cuentan con un atractivo especial, en el equipo zamorano no se oculta que la prioridad es la liga y que los jugadores se vaciarán el sábado sin reservar nada para el partido de Copa.

Respecto al estado de la plantilla, el BM Zamora sigue siendo un ‘pupas’, con la enfermería siempre copando protagonismo. Octavio sigue siendo baja, y va para largo porque el jugador sigue notando dolor en su rodilla. Raúl tampoco estará disponible. Iñaki tiene problemas en sus talones  y Magariños tiene un problema muscular en los abdominales.