Tras imponerse en la primera ronda de la Copa del Rey al Ciudad de Málaga, los pistacho tienen mañana miércoles una segunda oportunidad para seguir adelante en la competición copera. Recibirán a partir de las ocho en el pabellón Angel Nieto a un viejo conocido para el BM Zamora, el Puerto Sagunto, el equipo que apeó al conjunto zamorano de la lucha por el ascenso la temporada pasada.

El Balonmano Zamora se presenta ante el Puerto Sagunto plagado de bajas, aunque con ganar “de competir”, ha señalado esta tarde el entrenador local, Leo Alvarez. Para completar el banquillo pistacho, será necesario echar mano de varios juveniles.

En el seno del equipo pistacho le tienen ganas al Puerto Sagunto. Buscan una revancha que compense la eliminación a manos de los valencianos en la pasada fase de ascenso, aunque el equipo zamorano tiene claro que lo importante, lo que de verdad preocupa y ocupa en estos momentos es la competición liguera.

Una Liga en la que BM Zamora empieza a tener mejores sensaciones tras imponerse por 30 a 28 ante Bordils, un triunfo que ha tenido un efecto balsámico y que ha devuelto el optimismo a los pistacho tras dos derrotas consecutivas.

El Puerto Sagunto, de todas formas, se presenta como un rival formidable para el equipo zamorano, no en vano se trata de un equipo Asobal que además llega al pabellón Angel Nieto para enfrentarse a un equipo zamorano plagado de lesionados y sin poder alinear a su gran baluarte ofensivo, Octavio, que sigue lesionado.