Cientos de personas se dieron cita este viernes en la plaza de Castilla y León para participar en una nueva edición de la Operación Bocata, una iniciativa puesta en marcha por Manos Unidas con un doble objetivo: recaudar fondos para sostener varios proyectos de desarrollo y concienciar a la población sobre las dificultades que tienen 800 millones de personas en el mundo para acceder a los alimentos.

Como es habitual, los jóvenes han seguido de forma mayoritaria la convocatoria realizada por la organización católica Manos Unidas y que, en gran medida, se canaliza a través de los centros escolares de la ciudad, aunque en el centro de la ciudad se pudo ver también a familias y miembros de la comunidad educativa.

La Operación Bocata, muy conocida en la ciudad, consiste en sustituir la comida del mediodía por un bocadillo que ofrece la organización a cambio de un donativo previo de tres euros. Lo recaudado servirá para financiar diversos proyectos como la rehabilitación de una escuela y la dotación de pupitres en la República Democrática del Congo, la mejora de la asistencia sanitaria a mujeres en Etiopía y la formación agrícola para familias campesinas en El Salvador.

La Operación Bocata se celebra no sólo en la capital zamorana, ya que en Benavente, Toro, la Guareña y Tierra del Vino también se lleva a cabo esta iniciativa.

En Zamora el grupo de danzas Doña Urraca bailó en la plaza de Castilla y León.