El entrenador vasco ha valorado en rueda de prensa el próximo partido que su equipo afrontará ante el Burgos Promesas a partir de las 17,30 horas del sábado. Tras dos semanas de intenso trabajo, desde su incorporación el pasado 1 de octubre, el técnico vasco ha reconocido que al margen del acto emotivo del pasado martes para la presentación de la nueva equipación, “los jugadores están muy centrados en la competición y en hacer las cosas lo mejor posible para este sábado”.

En este sentido, el técnico se muestra más cercano a la situación global del equipo, “tengo un conocimiento más personal de la parte humana de los futbolistas y puedo decir que me siento apasionado por dirigir a este grupo tan predispuesto a transformarse, a sacar la mejor versión de sí mismos, a evolucionar como equipo a nivel deportivo y a todos los niveles”. Del conjunto ha destacado además su nivel de compromiso más allá de lo deportivo.

De cara al partido ante el Burgos Promesas, Movilla no podrá contar con Juanan por acumulación de amarillas y respecto a la convocatoria, el técnico vasco ha emplazado a las sesiones siguientes, “el sábado también entrenamos antes de salir a Burgos y las decisiones las vamos a dejar a última hora. No hay ningún jugador descartado y sí es verdad que hay tres, cuatro jugadores con dudas de poder llegar al compromiso liguero”.

Sobre el conjunto rival, el Burgos Promesas, el técnico del conjunto zamorano ha destacado “su nivel competitivo, es un equipo que juega al máximo, lo da todo, compite hasta el último balón viene de empatar ante un rival como es la Arandina y de alguna manera consigue sacar la peor versión del adversario, una cuestión que es sin duda, una virtud competitiva”.

Sobre la llegada del nuevo técnico, Raúl Álvarez ha hecho balance de estas dos semanas, la primera de ellas sirvió para tomar contacto y esta segunda “todos hemos cogido la misma idea, estamos encajando bien y es posible que pasen grandes cosas a partir de ahora”.

Respecto a la presión del ambiente,  el jugador zamorano ha reconocido que “siempre hay exigencias y más con un proyecto así, una ciudad que se está volcando, un número de socios que ha aumentado, jugar en el Ruta con ese nivel también nos ayuda a competir mejor y llegar al domingo aportando lo mejor de nosotros”.

En lo personal, Raúl se ha mostrado contento “estoy en casa, estoy en el equipo que quiero, he tenido pocos minutos pero en cuanto el mister o el club decida, estaré ahí, por eso no dejo de trabajar en ningún minuto para alcanzar ese objetivo”.