El FS Zamora se jugaba el ascenso en Tenerife, para ello tenía que defender un marcador de 2-1 conseguido en el partido de ida. Un resultado corto que a la postre le peso mucho durante el partido.

El partido comenzó con una presión alta de los dos equipos dónde las defensas se imponían a los ataques al igual que ocurrió en el partido de ida disputado en Zamora.

Como consecuencia el juego no tenía una continuidad clara, se sucedían ataques de cuatro o cinco segundos con balones largos desde las porterías a la espalda de la defensa. Poco a poco parecía que el FS Zamora quería hacerse con el mando del partido a través de posesiones más largas que desactivasen el juego directo del equipo tinerfeño.

Pero entonces llegó una falta en contra del equipo zamorano cuando llevaba transcurrida la mitad de la primera parte; el lanzamiento rebotó en la barrera puesta por Marco con tan mala suerte que llegaba a un jugador rival libre de marca y este fusilaba a Marco haciendo el 1-0.

El gol hizo daño a los zamoranos que pasaron unos minutos titubeantes, perdiéndose en protestas y choques con jugadores del equipo rival hasta que se volvieron a centrar en el partido.

Sergio Simón tuvo la ocasión más clara para marcar pero el portero rival hizo una parada extraordinaria, frustrando el gol del empate. Con cinco faltas cometidas por el CD Salesianos el FS Zamora no consiguió forzar la sexta antes del descanso y los equipos se iban a la caseta con el 1-0 que daba el ascenso momentáneamente al equipo local.

El segundo tiempo no podía empezar peor para los intereses zamoranos, casi en la primera jugada el FS Zamora cometía un penalti que era transformado por el CD Salesianos y colocaba el 2-0.
El FS Zamora se vio obligado a venir arriba y poco a poco consiguió encerrar a su rival mediante la posesión del balón. Al saque de una jugada de banda Diego remataba en el segundo palo un disparo haciendo el gol zamorano que empataba la eliminatoria.

Fueron los mejores minutos para el FS Zamora que dispuso de claras ocasiones de gol y que se imponía al juego rival, pero el portero tinerfeño estuvo excepcional y evitó con sus paradas el gol zamorano.

Se llegaba así a una prórroga de dos tiempos de tres minutos cada uno, y con dos equipos físicamente agotados por el esfuerzo realizado. Con el primer tiempo de la prórroga casi concluida llegaba el principio del fin para el conjunto zamorano; Angel perdía un balón de último en el centro del campo y a continuación cometía falta sobre el contrario. Era la sexta de equipo y suponía un doble penalti. El CD Salesianos no desaprovechaba el regalo y convertía el 3-1.

En la reanudación de la prórroga y con la eliminatoria perdida Chema Sánchez decidía jugar de cinco con portero-jugador para buscar el gol que volviese a dar la ventaja a los zamoranos. El conjunto tinerfeño decidió presionar arriba a los zamoranos en lugar de esperar atrás y les salió muy bien, consiguieron robar el balón y marcar sin oposición el 4-1 que cerraba prácticamente la eliminatoria.

Con los jugadores zamoranos ya derrotados aún llegaron dos goles más, el 5-1 de doble penalti y el 6-1 a puerta vacía cuando el FS Zamora atacaba de cinco.

Al final no pudo ser para un FS Zamora que se ha quedado con la miel en los labios, pero al que hay que reconocerle la extraordinaria temporada realizada quedando campeón de su grupo y a un técnico, Chema Sánchez, que ha sabido construir un equipo para volver a luchar la próxima temporada por el ascenso. Se pueden ir orgullosos de vacaciones.