La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín Juárez, ha destacado en el transcurso de una visita a las nuevas dependencias de la Guardia Civil en Manganeses de la Lampreana que “no es intención” del Gobierno, “cerrar ningún cuartel” y apuntó que la voluntad del ejecutivo es “trabajar para recuperar” los efectivos de la Guardia Civil que se perdieron durante la crisis.

Señaló que es el objetivo del Gobierno es“ir acercando los efectivos reales a las plantillas de las diferentes comandancias”. Actualmente prestan servicio en Zamora cerca de 690 guardias civiles cuando hay algo más de 760 plazas en la plantilla.

Además, manifestó su confianza de que el presupuesto para este año pueda mantener las inversiones previstas para construir un nuevo cuartel en Fuentesaúco para que pueda abandonar su ubicación provisional en la antigua oficina de turismo, un proyecto para el que se había previsto una inversión prevista de 1,8 millones de euros, y también los 2,8 millones para reformar el de Benavente.

Mercedes Martín ha aprovechado también la ocasión para “agradecer el apoyo que presta otra institución, la Diputación Provincial, a la hora de ayudarnos en el mantenimiento del amplio despliegue de cuarteles con el que cuenta la provincia de Zamora, 24 distribuidos en tres compañías”.

Recientemente se aprobó un convenio de colaboración con el Ministerio del Interior y la Diputación Provincial por el que aportará 50.000 euros que servirán para contribuir a los presupuestos de obras, reparación y adecuación que se llevarán a cabo en las casas cuarteles de la Guardia Civil en los municipios de Benavente, Toro, Bermillo de Sayago, Zamora, Mercado del Puente y Mombuey.