El Balonmano Zamora se enfrenta este sábado al Barcelona B con la intención de hacer frente al juego rápido que desarrolla el líder de la categoría.

El entrenador, Leo Álvarez, reconoció que el Barça B hace un juego “vistoso, con muchos contrataques, lanzamientos exteriores y ataques rápidos” a los que los jugadores zamoranos tendrán que resistir. Aun sin desvelar cuál será la estrategia del equipo, Leo aseguró que van a imprimir un “ritmo alto” y que su principal preocupación es “la pérdida de balón”. Para ello, precisó, se intentará “asegurar la posesión y terminar los ataques con lanzamientos en lugar de alargarlos”.

Parecido análisis hizo este jueves Jaime, que compareció junto a Leo en la rueda de prensa previa al partido del sábado. “La clave puede estar en parar sus lanzamientos exteriores”, apuntó.

Ninguno de los dos se atrevió a predecir si éste es o no un buen momento para recibir al líder. “Cualquier momento puede ser bueno o no serlo”, dijo Leo, a la vista de la experiencia de las últimas jornadas. Eso sí, mostraron su confianza en que jugar en casa pueda contribuir a plantar cara al Barça B y que la irregularidad que ha mostrado el equipo a lo largo de la Liga no se manifieste el próximo sábado. Leo no dudó en hacer un llamamiento a la afición para que ocupen las gradas del Ángel Nieto y animen al equipo.

Desde el punto de vista físico, el equipo no tiene grandes problemas, explicó Leo, aunque Dalmau y Adrián siguen “tocados” en el hombro y el codo, respectivamente, y Sebas  arrastra alguna dificultad con la espalda.

Aunque Jaime no consideró que puede ser un partido determinante para evaluar la marcha del equipo, sí precisó que puede ser clave sobre todo por el impacto que pueda tener sobre el estado anímico del grupo. La liga, dijo, está “muy igualada” y será importante llegar al parón de Navidad lo mejor posible.