La espectacular derrota sufrida por el MMT Zamora ante Sagunto el pasado fin de semana ya es historia. Los pistacho han entrenado con ganas en los últimos días y ahora están centrados en conseguir una nueva victoria a domicilio ante un Sant Martín que figura cuatro puestos por debajo en la tabla clasificatoria.

El varapalo de Sagunto ha servido para motivar más aún si cabe a los pistacho, que saben que no pueden seguir con la misma dinámica y que necesitan empezar a sumar puntos también fuera de casa para aspirar a los primeros puestos de la tabla.

El equipo recupera para la ocasión a los jugadores que disputaron el mundial. El equipo recibe así refuerzos para la portería y los extremos, lo que supone dar oxígeno a Jaime y Cubillas, que estos días han tenido que jugar demasiados minutos al no disponer de relevos de garantías.

El Sant Marti es un rival asequible, que lleva las mismas victorias que el conjunto zamorano, pero dos puntos menos al haber caído derrotado en ocho ocasiones, por seis de los pistacho. Ambos equipos han marcado una cifra de goles similar, 402 por los catalanes por 398 los zamoranos. Mayores diferencias existen en el capítulos de goles encajados, donde las diferencias son evidentes y ponen de manifiesto la mayor debilidad defensiva del Sant Martí, que han encajado 424 goles, por 406 el Balonmano Zamora.